Santísimo Cristo de la Vera Cruz

Realizado en 1972 por Francisco Buiza en estilo neobarroco, presenta a Cristo poco después de expirar.

El crucificado, de 1,92 metros de altura, es de tres clavos, presenta un rostro barbado, con ojos y boca entreabierta. Con un gran desarrollo pectoral, que dejan de manifiesto las costillas, la herida del costado le sangra en abundancia y son visibles las manchas de sangre por todo el cuerpo. El sudario, muy barroco, está anudado en la parte derecha.

Esta imagen sustituyó a la antigua de pasta de madera que actualmente se encuentra presidiendo la Sala de Juntas de la Hermandad para el disfrute de los hermanos que deseen contemplar y rezar ante Él.

Procesiona junto a la Madre de Dios de Belén en la tarde-noche del Jueves Santo.