Reina y Patrona de Pilas

Flor tu mano, que gracias mil derrama,
Tiendes hoy a tus hijos, Reina y madre,
De tu trono de gloria soberana,
Bajas rauda, excediendo tus bondades.
Al posar nuestros labios abrasados,
Sobre ella, que es fuente de consuelo,
Nuestro anhelo de Ti sea saciado
Hasta verte al final allá en el Cielo

.
A. M. D. G.
22 de Febrero de 1959

 

Canto-Oración a la Virgen Santísima

19 de Febrero del Año Santo de 1950

Salve Reina del Cielo, Soberana
De este pueblo de Pilas que te adora;
Eres para sus cuitas luz de aurora,
Eres fuente que gracias mil derrama.

Porque dejas tu trono gran Señora,
Hoy tu Ermita se llena de fervores;
Que tu pueblo, dejadas sus labores,
A tus plantas se postra, canta y ora.

Da tu mano a besar, grato consuelo,
Calma con tu bondad nuestros pesares,
Lleva dicha cristiana a los hogares,
Y podremos, después, verte en el Cielo.

A. M. G. D.

 

Oración



Soberana Madre, Señora de Belén, Emperatriz de los Cielos v Madre de Dios Hombre, consuelo de los afligidos y Abogada de vuestros devotos, yo el más indigno de todos, os suplico que por los gozos inefables que tuvisteis en Belén. os dignéis ser Madre y Protectora especial de esta villa de Pilas, y la remediéis en todas sus necesidades y aflicciones, alcanzándonos de vuestro Hijo Santísimo, pureza de intención y conformidad con su Santísima voluntad y que por vuestra intercesión sean oídas v despachadas nuestras súplicas para que venerándoos en esta vida, le gocemos en vuestra compañía por eternidades en la gloria. Amén.

 

Devoto ejercicio dedicado a la Virgen de Belén

DEVOTO EJERCICIO DEDICADO A MARIA SANTISIMA CON EL TITULO DE BELEN

Que se venera en su Ermita en la Villa de Pilas
por
Manuel Rodríguez de Carassa y Nuevas
Este piadoso ejercicio se empezará diciendo el acto de contrición con fervor, después se rezará el santo rosario, y concluido se leeran las siguientes estaciones rezando una Ave María con Gloria al final de cada una de ellas.

ORACIÓN
Ave María Inmaculada, Virgen Purísima Reina de los Cielos, celestial Esposa y amorosísima y dulce Madre de el Verbo Humanado. Por el sagrado y adorable Misterio de el Nacimiento de vuestro amadísimo Hijo nuestro Dios y nuestro Salvador, a quien tuvisteis nueve meses en vuestras virginales entrañas, y disteis de mamar sobre vuestro maternal regazo en un mísero portal, concédenos vos ¡de piadosísima y tierna Madre! vuestro divino auxilio en esta vida triste, e intercede por nosotros para que alcanzando de vuestro clementísimo Hijo el perdón de todas nuestras culpas e imperfecciones, seamos dignos fieles de la Iglesia y vuestros humildes y fervorosos siervos. Ave María, etc.

ORACIÓN
Por vuestro poderoso poder y gloriosísima corona ¡Oh excelsa soberana, Reina de los Cielos! intercede por nosotros, y por todos los pecadores para que Dios nos proteja con su infinita misericordia y dignaos favorecernos en el terrible y tempestuoso piélago de este mundo para que siempre ... nuestras almas de la culpa y no perezcan en el pecado, cual sucumben frágiles navecillas en los espumosos y revueltos mares. Ave María, etc.

ORACIÓN
Por la generosa protección de vuestro misericorcísimo marido, indulgente asilo y refugio de los pecadores arrepentidos, amparadnos desde ahora ¡0h augustísima Señora! para que protegida nuestras almas con vuestra celestial defensa, se hallen en todo tiempo preparadas y dispuestas a resistir el ¿aquilón? airado de las pasiones humanas.

ORACIÓN
Por vuestra virginal Pureza ¡Oh celestial Esposa y divina Emperatriz de todas las vírgenes! librad Vos los corazones de injuros deseos, para que despreciando nuestras almas con virtuoso rigor el sensualismo de los mundanos goces, nunca se hagan indignas de merecer vuestra divina protección siempre magnónima y gloriosa. Ave Maria, etc.

ORACIÓN
Por vuestra radiante belleza y apacible hermosura ¡Oh purísima María! Virgen preciosísima, cual rosa de Jericó, serafines y querubes os alaban en el cielo llenos de ardoroso fervor, entre puras y trasparentes celajes, con sublimes acordes de armonía. Los Santos y Bienaventurados os ensalzan y bendicen con himnos de alabanza. Todos los fieles cristianos en la Tierra os alaban con fervoroso entusiasmo y os aclaman por su soberana protectora. Y nosotros, verdaderos devotos vuestros humillados ante Vos os alabamos y veneramos ofreciendoos el debido homenaje de loor y alabanza y contemplando con devoción, abiertas nuestras almas en religioso éxtasis, desde ahora ... y os suplicamos con vehemencia nos saqueis de la oscura noche de esta ... a el claro día de la gloria celestial. Ave María, etc.

ORACIÓN
Por el preciosísimo e inestimable tesoro de la gracia divina ¡oh Santísima Virgen! la Iglesia militante siempre de Vos recibe en sus necesitadas almas eficaz amparo y piadoso auxilio. Vos favorecéis frecuentemente a las naciones católicas con los preciados dones de vuestro glorioso poder, Vos concedéis felicidad a los Príncipes cristianos, prosperidad a las opulentas ciudades, bienestar a los pueblos y rústicas aldeas, fertilidad a la campos y abundancia en sus frutos. Vos enjugáis las lágrimas de los pobres y miserables, favorecéis a los ... y desvalidos, dais salud a los enfermos y amparáis a los desgraciados. Protejed pues ¡Oh piadosísima Virgen! a vuestros fervorosos devotos mostrándonos siempre con la luz de la gracia divina el camino que conduce a el verdadero bien, y todos nuestros males quedarán remediados en esta vida, áspera vía de esforzada peregrinación. Ave María, etc.

ORACIÓN
Por la Concepción Inmaculada de vuestro purísimo ser ¡Oh santísima María! rogad a Dios Omnipotente conceda en general algún perdón para todo el linaje humano redimido con la preciosísima sangre de vuestro unigénito Hijo el divino Salvador. Y en particular a vuestros siervos y devotos ¡Oh hermosísima Virgen! inocente y bella cual pura azucena y aromático lirio de silencioso valle, dignaos favorecernos dirigiéndonos una tierna y compasiva mirada, que conmueva nuestros corazones y haga brillar en nuestros pechos si quiera un tibio reflejo de la inocencia perdida por el pecado original. Ave María, etc.

ORACIÓN
Por vuestra gloriosísima fortaleza de excelsa Virgen María mística torre de las virtudes, defended Vos de las terribles asechanzas de la serpiente ... a todos los fieles católicos, y con singular predilección a vuestros fervorosos devotos; pues todos nosotros con sentimiento religioso os tributamos el justo homenaje de veneración y alabanza que se halla dedicado a Voz en este piadoso ejercicio, suplicándoos también por postrimera vez nos concedas una vida tranquila y sosegada, para que al llegar al fin de nuestros días, dominándonos el dichoso sueño de una muerte cristiana, merezcan nuestras almas el despertar en la aurora refulgente de la vida gloriosa y perdurable. Amén. Ave María, etc.

OFRECIMIENTO

ORACIÓN

Recibid Inmaculada Virgen Madre de Dios, estos fervorosos actos religiosos que os tributamos en homenaje de alabanza; y pedid a Dios Padre Omnipotente, a vuestro unigénito Hijo y a el Espíritu Santo por las necesidades de la Iglesia Católica, por el Romano Pontífice vicario de Jesucristo en la Tierra, por el dignísimo Prelado de esta Diócesis, por la paz y concordia entre los Príncipes cristianos, extirpación de las herejías, victoria sobre los infieles y herejes y conversión de todos ellos al gremio de nuestra santa religión, por la felicidad espiritual y temporal de España, por la de todo el orbe católico, por vuestros fervorosos devotos, y especialmente por los hijos de este pueblo, que henchidos sus pechos de fervorosa devoción os alaban con verdadero entusiasmo religioso, y postrados os suplican los favorezcáis en esta vida con los poderosos auxilios de vuestra divina protección, para hacer dignas sus almas de merecer después de la muerte la bienaventuranza de el reino de los cielos. Amén.

Concluida esta oración canta el Coro las Letanías. Al ofrecer e incensar el altar, se dice lo siguiente.

ANTIPHONA

Subtuum praesidium confugimus Sancta Dei genitrix, nostra deprecationes ne despiciassin necesitatibus, sed a pericalis cunctis liberanos semper Virgo gloriosa et benedicta.
V. Ora pro nobis Sancta Dei genitrix.
R. Et dignifficiamus promisionibus Christi.
V. Domine exaudi orationem meam.
R. Et clamor meus nelte veniat.

OREMUS
Gratiam tuam quaesumus Domine, mentibus nostris infunde, ut quista gelonuntiante Christi Filii tui incarnationem cognovimus per Passionem ejus, et loacem ad resurrectionis gloriam perducamen. Per laudem Dominum nostrum Jesum Christum filium tuum, qui tecum vivitet regnat in conitate Spiritus Sancti Deus, per omnia saecula saeculorum. Amen.
V. Benedicamus Domino.
R. Deo gratias.

 

Oración de Nuestro Querido Hermano D. Salvador

Tras de la Vera Cruz, con gran tristeza
llorando va la Virgen de Belén,
y os hermanos, que afligidos rezan
viendo en la Cruz clavado al Sumo Bien.

Madre santa de virginal pureza,
esperanza de tu Hermandad querida
y de tu pueblo singular grandeza
el Jueves Santo en tu especial salida.

En procesión devota y fervorosa
que a todos los presentes maravilla,
va esa Virgen bendita y dolorosa,
recorriendo las calles de esta villa.

Tan admirables son sus costaleros,
que a cantar en su honor, no me resisto
llevando, con amor grande y sincero,
el paso de la Virgen y el del Cristo.

Cuando admiro señora, tu entereza,
mira a sus hijos desde el alto cielo,
con tu poder, bendice con largueza
a los que buscan tu dulce consuelo.

Virgen santa, de celestial belleza
que lloras por Jesús, muerto en la Cruz
eres gozo, alegría y nuestra fuerza
de tu Hermandad la más brillante luz.

Tus hijos pecadores te suplican,
buscando tu piadosa intercesión
pues saben que el poder en Ti radica,
ese poder que en ti puso el Señor.

De tu Hermandad eres la capitana,
protegiendo a tus hijos con esmero
con el poder y la bondad que emanan
del corazón de Madre, el más sincero.

El amor y el fervor de tanta gente
que implora tu graciosa intersección
consiga tu mirada complaciente
y ruega por nosotros al Señor.

Una oración ferviente estremecida,
brote de nuestros labios pecadores
pidiendo que proteja nuestras vidas
la que es madre de todos los dolores.

¡Oh! Virgen de Belén, reina y señora
dolorosa junto a la Vera Cruz siendo,
del mundo la corredentora
en la pasión y muerte de Jesús.

Al tercer día de la injusta muerte
de nuestro tan sufrido Redentor
se abre el sepulcro milagrosamente
y glorioso el Señor resucitó.

Aleluya cantemos al Señor
celebrando tan esperado día
en el que el buen Jesús resucitó
y hace feliz a su madre María.

El Domingo de la resurrección
la Virgen de Belén deja su ermita
para abrazar al que resucitó
en la mañana de las Carreritas.

Aleluya Jesús resucitó
lo que alegre confirma nuestra fe,
cantemos alabanzas al Señor
que alegren a la Virgen de Belén.

La Virgen de Belén vuelve a su ermita
el domingo de Gloria por la tarde
y el pueblo, con fervor la felicita
mientras recorre sus festivas calles.

Dios te salve Señora de Belén
madre y patrona del pueblo de Pilas
mira a tu pueblo rendido a tus pies
el pueblo que te adora y que te admira.

En este querido pueblo
la Virgen sale esta tarde
dejando su santo templo
para recorrer sus calles.
Que vengan todos a verla,
los pequeños y los grandes,
los ricos y poderosos,
los pobres y miserables,
que vengan todos a verla
porque de todos es Madre.

Salvador Atacho Rodríguez