Siendo las 21:00h del sábado 27 de octubre de 2012, las puertas de la Iglesia Parroquial se abrían y la primera imagen que pudimos ver no fue otra, que la del SantísimoCristo de la Vera-Cruz con sus brazos abiertos, y no porque esté clavado en la Cruz, sino abiertos para recibir, agradecer y ser humilde. Y como no era menos, el pueblo de Pilas, su pueblo, lo esperaba después de 6 meses sin tener a su diario confesor, al Cristo que oye, al Cristo que en silencio, sin mediar palabra, con solo una oración, te ayuda.

 

El incienso que al ser quemado en una veintena de incensarios de inocentes niños se extrañaba al encuentro de tanta multitud, al encuentro de un cielo al que no estaba acostumbrado, y es esa la sensación que todos vivían, una sensación de rareza por las fechas otoñales. Pero solo pasó 15 minutos cuando el Stmo. Cristo de la Vera Cruz salió, y salió como solo Él sabe hacerlo, con la cabeza hacia abajo y sus brazos abiertos, entonando la marcha real la BCT. Santísimo Cristo de la Sangre ya todo cambió, todo se convierte en Jueves Santo, multitud de fieles, cámaras, monaguillos, costaleros... Todo era la imagen del Jueves Santo que todos estabamos esperando después de dos años, todo era perfecto, la banda volcada con la Hermandad, la Hermandad volcada con el pueblo ¿Qué más se podía pedir?.

 

La respuesta a esa pregunta solo la podía responder ÉL, y solo había que mirarlo para saber que había que acordarse de nuestros queridos hermanos que desde la "Ermita del Cielo" repicaban la llegada de Él. También de los que no puedieron estar allí, de nuestros queridos hermanos Juan y Luis. Y aún así, faltaba algo más, y era mirar detrás del paso y no ver nada más que una banda...
Faltabas Tú, que te quisiste quedar en casa a esperar, fue solo un instante en el cual el tiempo se detuvo, la medía noche, y en el cielo brillaba una estrella más que nunca, su querida y bendita Madre de Belén.

"Formando un haz apretado como has querido tú, caminaremos hermanados siempre a tu Cruz abrazados ¡Cristo de la Vera-Cruz!"

 
Sígueme: