Tres lustros han pasado desde que nuestro inolvidable y por aquel entonces, Arzobispo de Sevilla, D. Carlos Amigo Vallejo, ciñese con corona de oro las benditas sienes de nuestra querida Patrona la Santísima Virgen de Belén.

Muchas cosas han cambiado en la sociedad pileña desde aquel 12 de octubre de 1996, pero si algo permanece intacto como así ha sucedido durante siglos, es el amor, el fervor y la devoción que los pileños sentimos por nuestra Madre bendita de Belén.

La Hermandad de nuestra Patrona celebra cada mes de octubre un Triduo y Función en honor a Nuestra Señora de Belén para conmemorar su Coronación Canónica. En el año 2006 y con motivo del X aniversario de dicha efeméride, tuvieron lugar unos actos extraordinarios para rememorar aquel acontecimiento, como así ocurriese también el pasado mes de octubre de 2011 por el XVaniversario, cuya crónica narramos a continuación.

 

8 de octubre: Los previos

La mañana del sábado invitaba al paseo. Las campanas de Belén, como nos gusta llamarlas, se echaron a los vientos para anunciar la misa del mediodía y acercándonos a la casa de la Madre, el nerviosismo por encontrarnos a la Señora sobre sus andas aumentaba conforme iban disminuyendo los metros que nos separaban para alcanzar su mirada. Allí estaba Ella, radiante como era de esperar, como Ella solo sabe estarlo. Mientras D. Salvador Atacho oficiaba la Santa Misa, se respiraba un ambiente especial por la calles de Pilas por las que la Santísima Virgen pasaría horas más tarde. En la calle Obispo Jesús Domínguez, los chicos del Grupo Joven trabajaban en la ornamentación de la misma con cadenetas de flores blancas de papel; muchas señoras limpiaban las fachadas de sus casas mientras que otros vecinos empezaban a adornar sus balcones con colgaduras y cuadros de la Virgen, algo que sucediese en casi la totalidad de las calles del recorrido. Tras una vuelta por el centro, las Baderas y las calles próximas a la Ermita, llegamos nuevamente a la Plaza de Belén, mientras que la Ermita se llenaba de invitados que acudían a la celebración de una de las múltiples bodas que se celebraron durante el mediodía, una de ellas oficiada por D. Eloy Caracuel, que fuese presbítero en nuestra Parroquia.

El paso sobre el que aparecía la Virgen era el de Carreritas pero sin los varales ni el palio, ofreciendo una imagen distinta del conjuntoque era exornado con rosas achampanadas,lisianthus blancos, astromelias blancas y en las esquinas unas varas de nardos.
La Virgen aparecía espléndida luciendo para la ocasión centenarias prendas de su ajuar, así como la tradicional ráfaga y la corona de oro con la que fuese coronada canónicamente, entre otros detalles.

 

9 de Octubre: El Rosario de la Aurora

El amanecer del pasado domingo 9 de octubre vino acompañado del mejor de los regalos que cualquier pileño puede desear y es que la Santísima Virgen de Belén salió de su Ermita para presidir en loor de multitud el Rosario de la Aurora Extraordinario. Desde la noche anterior, los cohetes anunciaban el día grande, recordándonos a muchos a la noche del Sábado Santo como presagio de la mañana de Resurrección, ayudados por el ambiente que se palpaba y el exorno delas calles del centro del pueblo.

Eran las siete de la mañana y las campanas de la Ermita de Belén empezaron a llamar a los fieles que, poco a poco, se fueron agolpando en el entorno de la misma para acompañar a la Virgen. La Cruz de Guía de la Cofradía escoltada por dos faroles, apareció en el dintel de la puerta mucho antes de las siete y media, hora estipulada para el inicio del Santo Rosario y que comenzó en el interior del templo. A ella le seguía el guión del Grupo Joven y el de la Coronación Canónica, escoltados por sus respectivas varas; a continuación, la representación de la Adoración Nocturna Masculina y Femenina, seguidas de las representaciones de las Hermandades y Asociaciones locales por orden de antigüedad.

 

De esta forma iniciaba estas representaciones la Asociación Parroquial del Cristo del Amor, seguida de la Agrupación Parroquial de Jesús Cautivo, la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío, la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad y el propio estandarte de la Hermandad de Belén.

Tras ello, las autoridades locales, señor Cura Párroco, señor Alcalde de Pilas y el Hermano Mayor de la Hermandad de Belén, acompañado de los Hermanos Mayores y Vicepresidentes delas restantes Hermandades y Asociaciones Parroquiales de Pilas.

Los acólitos con ciriales ante el paso de la Santísima Virgen y los sones magistrales de la Agrupación Coral de Nuestra Señora del Rocío de nuestra localidad, dirigida por D. Antonio Romero, pusieron la nota musical en el acompañamiento del Rezo del Santo Rosario. Cuando en el horizonte la noche empezaba a tocar su fin, concretamente a las ocho menos cuarto de la mañana, el paso de la Santísima Virgen apareció radiante por las puertas de su Ermita. No hubo aplausos a la salida de la Virgen, el público respetó el rezo del Rosario y supo dar nuevamente lección de saber estar ante los acontecimientos. La Virgen enfiló su Plaza con dirección a calle Antonio Becerril donde en un conocido escaparate, un cuadro con el cartel oficial de la Coronación Canónica de la Señora nos trasladaba a tiempos pasados. En la calle Nueva, como nos gusta seguir llamándola, no cabía un alfiler, nadie quiso perderse la visita de la Virgen a los ancianos que la aguardaban ante las puertas de la Residencia “Cristo Rey”, visita insólita de repetición difícil. Las campanas de nuestra Iglesia Parroquial anunciaban la presencia de la Patrona de Pilas en sus inmediaciones, mientras que una lluvia de pétalos recibió a la Virgen a su llegada al entorno de la misma entre los vivas y aplausos espontáneos, mientras los sones de los instrumentos de la Agrupación Coral Nuestra Señora del Rocío, nos recordaba con sus acordes la popular marcha “Pasan los Campanilleros” del maestro Farfán. Si el exorno de la fachada de la conocida tienda de ropas situada frente a la Parroquia se hacía con el reclamo de los allí

 

presentes, al llegar la Virgen las puertas de la Iglesia de Santa María la Mayor se abrieron de par en par para recibir a la Señora, cuyo paso paró una vez vuelto a la misma. Al fondo, Nuestra Señora de los Dolores en su altar tomó la representación de todas las imágenes que atesora nuestra Parroquia, mientras fuera se rezaba uno de los misterios del Santo Rosario.

El cielo fue dejando su color violeta para dar paso a un luminoso color azul entre el frescor de la mañana, regalándonos un juego de luces espléndidos. La perspectiva que presentaba la calle Amelia de Vilallonga desde el porche de la Parroquia en ese momento era fantástica; una marea humana acompañaba a la Virgen, algo notorio y a tener en cuenta, pues Pilas supo acompañar en todo momento a su Virgen de Belén por las calles de su pueblo.

Transcurrió el cortejo por la Plaza Mayor o de los Bancos, donde el Sagrado Corazón de Jesús bendijo a su Madre de Belén al paso ante su monumento. Tras abandonar las calles Sargento Camacho y Cruz, la comitiva enfiló hacia la calle San Fernando, que presentaba un aspecto precioso, engalanada por los arcos celestes y blancos cedidos por la calle Hermanos Machado y que nos recordaban a la mañana del Corpus.

Siguió la comitiva por las calles Villamanrique y San Pío X hasta entrar al barrio de las Baderas y transitar por calles como Lope de Vega, Gravina o NuestraSeñora del Rocío, por las cuales hacía muchos años que no pasaba nuestra Patrona.

En la calle Miguel Hernández y ya en el último tramo del recorrido, la imagen de la Santísima Virgen hizo una parada ante la casa de los Hermanos Mayores de la próxima romería del Rocío. En unade sus habitaciones y como es tradición, se rinde culto al Simpecado de Nuestra Señora del Rocío, el conocido como el de los Hermanos Mayores. Tras el canto de la Salve, sevillana incluida, se enfilaron las calles Alfarería y San Ignacio para desembocar en la calle Del Pilar hasta llegar a la Plaza de Belén. En torno a las diez y cuarto de la mañana hacía su entrada la Santísima Virgen de Belén,tras el rezo de la Salve, los vivas y aplausos de los numerosos fieles y devotos que acompañaron a la imagen durante todo el recorrido, haciéndose realidad la letra del popular canto a la Virgen... “Aquí estamos a tus plantas, Virgen Santa de Belén, a cantar tu Gloria santa, una y mil veces Amén”.

 

Cuando ya las andas se depositaron en el presbiterio de la Ermita, se dio paso a la finalización del Santo Rosario y a la posterior celebración de la Eucaristía. Empezaba así el primer día del Solemne Triduo conmemorativo de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de Belén, presidido por nuestro Cura Párroco D. Manuel Ávalos Fernández y con la intervención musical de la Agrupación Coral de Nuestra Señora del Rocío de Pilas.
Tras finalizar la Santa Misa, numerosas personas se acercaron a las andas de la Virgen para inmortalizar el momento ante la Señora en su paso de gloria extraordinario,dándose paso a la Ofrenda Floral. Durante los días 10 y 11 de Octubre, tuvo lugar la celebración del segundo y tercer día del Triduo, así como una conferencia sobre el sentido de las Coronaciones Canónicas ofrecida por D. Francisco José Fernández y una Vigilia de jóvenes presidida por nuestro Cura Párroco.

 

10-14 de Octubre. El Besamano extraordinario

Durante los cinco días posteriores al domingo 9 deoctubre, la Virgen presidió sus cultos expuesta en besamano extraordinario. Para ello, la priostía de la Hermandad realizó un montaje excepcional a los acostumbrados en su besamanos ordinario de cada mes de febrero. En cuanto al atavío de la Santísima Virgen, lucía sus galas de Resurrección, aunque sin toca de sobre manton sin su tradicional ráfaga. Numerosos fueron los pileños y foráneos que pasaron a visitar y depositar su beso a la Santísima Virgen de Belén durante estos días.

 

12 de Octubre. Función



La Ermita permaneció abierta durante todala jornada, mientras que la Plaza de Belén acogió a los músicos de la Sociedad Filarmónica de Pilas que ofrecieron un concierto tras un pasacalles al mediodía. Por la tarde tuvo lugar la celebración de la Función conmemorativa de la Coronación, presidida por el Rvdo.Padre D. José Jiménez Muñoz, natural de Pilas y que presidiese también el segundo y tercer día del Triduo a la Santísima Virgen de Belén.

 



En la parte musical, los cantos de la Agrupación Coral de Nuestra Señora del Rocío de Pilas; como invitados, las autoridades locales y los representantes de las distintas Hermandades y Agrupaciones Parroquiales de Pilas. Destacar también la presencia del Presidente de la Confraternidad de Hermandades de la Vera Cruz de España, invitado al acto y quien trajo para venerar y presidir la Eucaristía, el Santo Lignum Crucis. La Ermita destacó por el lleno absoluto de fieles y devotos que quisieron compartir con la Hermandad, junto a la presencia de la Santísima Virgen de Belén, la celebración de esta conmemoración del aniversario de su Coronación Canónica. Tras la celebración de la Santa Misa, el Hermano Mayor y el Secretario de la Hermandad procedieron a la entrega de unos cuadros de agradecimiento y en recuerdo de participación en los actos celebrados. Actos seguido, devotos de la Virgen hicieron entrega de una saya pintada a mano para Nuestra Señora, al igual que un trajecito para el Niño Dios de la Virgen; del mismo modo y a juego con la saya, se donó un conjunto de puños y cuello, rematados por un encaje dorado fechado a finales del siglo XVIII principios del XIX, así como de un rosario de aguamarinas de la misma época. Finalizaron los actos con el canto del himno-oración de la Coronación Canónica, mientras que los asistentes se dispusieron en fila para besar el Lignum Crucis, así como las benditas manos de la Santísima Virgen, concluyendo los actos con la prolongación del Besamano que tuvo lugar hasta la tarde del viernes 14 de Octubre. Imágenes que quedarán en la retina y nos recordarán la importancia que cobra la gran protagonista denuestras vidas, la Santísima Virgen, Madre de Dios de Belén y Patrona de Pilas, que mucho amor reparte a cada anciano que, sin fuerzas en sus piernas y con grandes dificultades, hacen lo imposible por rendirse a sus plantas y depositar un beso; amor que reparte a aquellas madres que van a compartir los problemas de sus casas y con lágrimas en los ojos, salen reforzadas por la mirada de su Virgen; amor que reparte a aquellas personas, que aún siendo de madrugada y viniendo de sitios inimaginables, se postran ante las ventanitas de las puertas de su Ermita buscando el consuelo que necesitan para seguir adelante; amor que reparte a aquellos que la han aprendido a amar por diversos motivos y que sin ser hijos del pueblo, no dudan en venir a besarla por primera vez y encontrarla frente a frente, aún cuando quedan pocos minutos de tenerla a nuestro alcance,amor que reparte a esas niños que corretean por su Ermita,como prolongación de la propia Plaza en la que juegan, yque la sienten como la casa de la Madre, amor que reparte a todas aquellas personas, jóvenes y mayores que aún sin entrar, se santiguan y fijan una oración a la Santísima Virgen desde el exterior.En definitiva y finalizando con las últimas letras de su himno-oración solo nos queda decirte Señora “...y todo Pilas, por Patrona te aclama, ¡oh Madre de BelénCoronada!

 

Articulo publicado en el boletín del año 2012

Escrito por N.H. D. Victor Manuel Mudarra Fuentes.
Fotografías: Juan Valladares Bernal y Juan Jesús Mudarra Fuentes

Foto: Juan Manuel Real

Salida del Santo Rosario de la Aurora

Salida

Recorrido en la Iglesia

Recorrido

Recorrido

Entrada

Entrada

Enlaces a Twitter

Sígueme: