El 19 de Septiembre del año 2009 se celebró la fiesta de la Espiga en Pilas con motivo del centenario de la adoración nocturna de Pilas, y el Santísimo Sacramento salió en su custodia por las calles de Pilas, las cuáles se encontraban arropadas por altares de las distintas corporaciones religiosas de Pilas. La Hermandad de Belén instaló su altar en la calle Médico J.M. Bolaños, el cuál lo presidió el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, antiguo titular de la Hermandad y que se encuentra en la Sala de Juntas de la Ermita de Belén. Fue trasladado en Vía Crucis desde la Ermita de Belén hasta dicho altar el día 18 de Septiembre, estando toda la noche del 18-19 con la guardía de su hermandad para que todos lo pudiesen visitar en la noche. Después de la procesión, sobre las 9 de la mañana volvió en Via-Crucis a la Ermita.

 

La Santa Conversación. Articulo Boletín año 2010

Todo ocurrió en vísperas de La Fiesta de la Espiga, celebrada el 19 de septiembre, con motivo delcentenario de la Adoración Nocturna en Pilas. La Junta de Gobierno de la Hermandad de Belén decidemontar

a petición de la organización- un altar por dónde pasaría la procesión presidido por el Antiguo Cristo de la Vera-Cruz. Para trasladar al Cristo al altar, se dispone la noche antes en andas, en el hueco dela puerta de la ermita que da a la plaza de Belén. Al anochecer cuando el inequívoco ruido de la alarma y del cerrojo de la puerta de la sacristía hacen de las suyas, el silencio y la calma se adueñan de la ermita.
Una voz suave rompe el silencio de la noche con una pregunta…
-¿Quién es usted, buen anciano? (preguntó el Cristo Nuevo)-¿Quién, yo?. Respondió el Cristo Viejo en las andas de salida. -Sí, usted. Le dijo el Nuevo. El Cristo Viejo le dijo: -¿Es que no me conoces? Yo soy El SantísimoCristo de La Vera- Cruz. Le respondió el otro Cristo: -Perdonebuen anciano, creo que está en un error, puestoque el Cristo de la Vera Cruz, y por tantoTitular de esta Hermandad, soy yo, si no, vea usted dónde estoy situado: presidiendo el altar de la ermita tan bellamente decorado. Fui tallado en cedro por el famoso y ya con mi Padre, escultor Francisco Buiza y traído aquí en el año 1973. Desde entonces todo el mundo me venera como el Santísimo Cristo de la VeraCruz de Pilas y cada Jueves Santo salgo en procesión solemne por las calles del pueblo e incluso me están construyendo un paso nuevo. A ver, dígame usted….¿quién lo hizo? ¿de qué material está hecho? ¿y dónde está usted ubicado en la ermita de Belén?Cristo Viejo: -Mira hijo, mi vieja memoria no alcanza a recordar quién me hizo, sí sé que estoy construido en cartón piedra y que estoy colocado también en un sitio muy importante como es la Sala deJunta y ante camarín de la Virgen, y por la fecha que me dices de tu llegada, he de decirte que llegué aquí muchísimo antes que tú, por eso te digo que el auténtico Cristo de la Vera Cruz soy yo.Contestó otra voz , la de San Antonio de Padua,: -
Pero bueno…¿qué pasa esta noche con tanta
charla, no veis que intento dormir al Niño? Estoy agotado de estar todo el día con el Niño en los brazos,encontrando cosas que se pierden y buscando novios y novias a todo el que lo pide y me gustaría, si no es
mucho pedir, descansar un ratito…
Cristo Nuevo:- Anda San Antonio, di a este buen Señor mayor quién soy yo, tú que me conocesdesde que llegué.San Antonio:- Buen anciano, éste es el Cristo de la Vera-Cruz, a ver si así acaba ya la discusión ypuedo dormir de una vez.Entre tanta charla se despertó el Niño de la Virgen y pegando un saltito de sus brazos y apoyadodel dintel de la boca del camarín, preguntó a su madre: -¡Mami, mami!, ¿qué son esas voces?Virgen de Belén: -Hijo mío, son el Cristo Viejo y el Cristo Nuevo que discuten porque los dosdicen que son el auténtico Cristo de la Vera Cruz.Le dijo el Niño a su madre: -
Y…¿puede bajar a verlos?
-Tú eres un Niño Bueno y obediente, y sabes que del camarín no debes salir, además si te portasbien y haces lo que pide tu Padre, algún día serás como Ellos.

le contestó.Santiago a la izquierda de ellos les dirige la palabra:- Buenas noches gran Señora, tenga ustedcuidado o se caerá el niño al presbiterio y podría hacerse daño.Le dijo la Virgen: -Descuide usted señor Santiago, mi niño está acostumbrado a corretear y a jugar por el camarín, tanto es así, que cuando en verano el calor aprieta, él suele bajar por las escaleritasde hierro y se baña en los barreños de agua. Ellos creen que se evapora con el calor y se gasta, pero nosaben que es mi niño con sus juegos quién la derrama.

Santa Ángela de la Cruz también intervino y dijo: -
Pero …¿qué pasa esta noche hijos míos con
tanto murmullo?Le dice el Cristo Viejo que se encuentra esa noche más cerca de ella: -Perdone buena señora si lahemos molestado ¿quién es usted, que no la conozco?Contesta Santa Ángela: -Yo soy Santa Ángela de la Cruz.-
¡¡¿Santa queeeé…?!! No conozco a ninguna Santa Ángela, en mis tiempos no exist
ía tal Santa.Le dijo el Cristo Viejo.- Es muy probable que no sepa usted nada de mí y que no me conozca, porque he subido hacepoco a los altares, si por mí fuera, nunca debían haberme subido, siempre he sido una mujer humilde, quelo único que he hecho es ayudar a los más pobres y desfavorecidos cómo Dios nos manda a todos y cómoes obligación de todo cristiano. Pero, bueno, si alguien ve en mí reflejado una forma de llegar al Padre através del necesitado, me aguantaré aquí subida en este altar que me ha proporcionado esta Hermandad.Cristo Viejo.

Y a ese otro que está junto a San Antonio tampoco le conozco.Se refería al Niño de Praga, que le contestó diciendo: -¿No te acuerdas de mí? Yo soy el NiñoJesús de Praga.-Perdóname Hijo, pero mi vista ya cansada no había alcanzado a reconocerte, cuántas cosashemos oído los dos en esa Sala de Juntas, cuánto disparate, cuánto discurso vano, cuánta Semana Santa,cuánto apartarse de Dios y qué poco Evangelio, qué poco hablar del necesitado y del amor al prójimo,
cuanta hipocresía…Parece que vine para nada. Me conformaría que entendieran que la cofradía no es tan
sólo la vigilia emocionante de un Jueves Santo, si no el continuo ejercicio de fe y entrega de todos y cadauno de los días del año. La suerte que tie
nen es que estoy clavado, que si no…..
Niño de Praga: -Bueno Señor, no te enfades con ellos, creo que están aprendiendo poco a poco,siglo a siglo lo que realmente es una HERMANDAD, y no van mal encaminados, Nuestra Iglesia está conellos.Santiago al oír el murmullo más cerca de él, tomó la palabra y dijo:- ¡Pero si me ha parecido oír alCristo viejo! ¡Hombre, cuánto tiempo sin verte!Cristo Viejo: -Ya ves Santiago, otra vez por aquí de nuevo. Cualquiera diría que eres tan viejo,parece que por tí no pasaron los años.Contesto Santiago: - Todo tiene una explicación y es que este año pasado he estado de vacacionesen Sevilla, me he hospedado en el Monasterio de La Cartuja, y ya ves, me ha sentado de maravilla. Túpodrías hacer lo mismo.Querido amigo Santiago, yo no quiero que me arreglen

dijo el Cristo Viejo.Pero mira que bien me han dejado a mí, si casi me han quitado cien años de encima, anda
anímate…
- dijo Santiago.Cristo Viejo: -No Santiago, yo no quiero que me arreglen, a ver si cuando alguien se pare a rezaro a contemplarme así Viejo y Roto, se acuerdan de tantos Cristos Rotos que hay en este mundo, seacuerdan de tantos hombres y mujeres castigados por la droga, el maltrato, la explotación, se acuerdan detantos ancianos faltos de cariño, solos y abandonados, se acuerdan de los más necesitados porque para esoestoy yo aquí, para recordar a todos dónde deben buscar a Dios. Anda Santiago, tú que has recorridotantos caminos y tan sabio eres, tú que eres el más viejo del lugar, anda, di tú quién es el Cristo de laVera-Cruz.Le dice Santiago: -Bueno, tengamos la fiesta (de la Espiga) en paz, tu eres el Cristo más viejo, ypor tu delicado estado y por tu vejez decidieron preservarte dentro de la Sala de Juntas y en tu lugarhicieron otro igual que tú, luego los dos sois el Cristo de la vera-Cruz.El Cristo Nuevo intervino diciendo: - Creo que debo pedirle perdón por haber dudado de usted,
buen anciano, porque si lo dice Santiago…
-No importa, hijo, -dijo el Cristo Viejo- tú no me conocías, los dos representamos lo mismo; tú
actualmente y yo hace muchos años. (……………) Me parece volver a oír el cerrojo de la puerta,ahora……guardemos silencio, porque te he de recordar que nuestro silencio son palabras destinadas a
convencerlos de que EL sabe lo que hace.DIOS EN SU SILENCIO NOS DICE CON AMOR:
CONFIAD EN MÍ….¡SÉ BIEN LO QUE DEBO HACER!

José Antonio Naranjo Santos. Hermano de la Hermandad. Artículo escrito en el boletín anual de la Hermandad en el año 2010.

 

Galería Fotográfica

Click aquí para ver la galería
Sígueme: