En este apartado exponemos los hermanos a los cuáles siempre se le tendrá agradecidos especialmente su dedicación desinteresada a la buena labor por esta Hermandad.

 

Según las Santas Reglas

En la regla número: a) REGLA 53ª
La Hermandad y Cofradía reserva todos los honores para Dios Nuestro Señor y su Santísima Madre la Virgen María, pero la Junta de Gobierno reunida en Cabildo de Oficiales, podrá honrar a los Hermanos/as que por su desvelo y especial dedicación a la Hermandad y Cofradía durante un largo periodo de tiempo, contraiga méritos para merecer tal distinción. La Junta en reconocimiento de estos méritos, podrá conceder el Título de Hermano de Honor; si el miembro distinguido hubiese sido Hermano Mayor, se le concedería el Título de Hermano Mayor Honorario. Para el caso de que la Hermandad y Cofradía tuviese que conceder la Medalla de Oro de la misma, por una circunstancia muy especial, sería decidido en Cabildo General Extraordinario.Si esta circunstancia se diese en alguna Hermana Camarera de la Virgen, sería distinguida con el Título de Camarera de Honor de la SantísimaVirgen de Belén.

D. JOSÉ CARLOS IRIZO FERNÁNDEZ

Hace ya mucho tiempo que las campanas de la Ermita no suenan igual cuando doblan. Ya no las toca José Carlos, mi tito Carlos, esa alma cándida y llena de Gracia belenera, que nació a los pies de su Señora y bajo cuyo manto, forjó su patrimonio de amor puro.
Hace ya mucho tiempo que su cuerpo ajado no le permite pasar aquellas largas horas en la ermita, encendiendo velas lentamente, escuchando atento las conversaciones, limpiando con esmero la campanita con la que habría de encabezar la procesión del Jueves Santo, mirando en silencio la cara de la Virgen...
Los que lo conocemos bien sabemos, sin embargo, que el alejamiento físico de ese entorno al que la vida lo ha sometido, no ha supuesto jamás una distancia emocional. Hay tanta Ermita, tanto Cristo de la Vera Cruz y tanta Virgen de Belén en los tejidos íntimos de esa vida, que el amor por su Hermandad no podía ser sino esa bandera que luce orgulloso cada día. Su madre, la querida y recordada abuela Inés, se lo inculcó –al igual que a todos nosotros- y él lo hizo crecer con la candidez y la autenticidad que sólo él es capaz de regalar. Porque conocer a José Carlos es quererlo, y sentir su cariño, es la mejor forma de conocer la pureza del sentimiento, sin condiciones ni exigencias.
Por ello, la decisión de concederle el título de Hermano de Honor, adoptada por la
Junta de Gobierno de la Hermandad, es un hermoso gesto que ha llenado de felicidad a José
Carlos, a la vez que ha servido para reconocer los méritos de amor de un belenero ejemplar.
El acto de entrega de la medalla y el diploma que acreditan este título tuvo lugar en la tarde
del 12 de octubre de 2005, al finalizar la función en la que se conmemoraba el IX
aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Patrona.
Quiero, por ello, desde estas páginas, agradecer a los responsables de la Hermandad
por haber acertado a premiar de esta forma a mi querido tito, esa persona linda, capaz de
conseguir el milagro de aumentar la belleza y la ternura de la mirada de la Virgen de Belén
cuando lo tiene delante.
Fue una tarde inolvidable. Nada le habíamos dicho, porque queríamos que la
sorpresa fuera un ingrediente más que engalanara la ceremonia. Allí estábamos todos,
expectantes, emocionados, esperando el momento del nombramiento. Cuando fue
requerido para acudir al Altar, la incredulidad, la emoción, la satisfacción, se unieron para
componer un rostro que nos removió a todos muy profundamente. Incluso la poderosa voz
de su hermano Manolo, “el cartero”, como a él le gusta llamarlo, sintió las flaquezas del
quebranto cuando recitó emocionado estos versos, que había compuesto para la ocasión:

 

A MI HERMANO JOSÉ CARLOS
Virgen de Belén Bendita
Virgen de Belén Señora
de todo el pueblo de Pilas
que te quiere y que te adora,
como te quiere tu hijo
José Carlos: así se llama.
Te lleva en el corazón
y eres su fe y esperanza.
¡Guapa, guapa y bonita!
te grita desde su alma,
y te llama su Señora
que tantos días él cuidara.
Que te cuide le pedimos,
le pedimos a tu Señora
tus familiares y amigos
que siempre te acompañan.
Por eso, en este día,
Hermano de Honor te proclaman.
Es por quererte, Madre mía,
Virgen de Belén Coronada.
Tras este acto entrañable, vinieron los saludos, las felicitaciones y, sobre todo, los
besos y abrazos que a él tanto le gusta repartir entre “su gente”. Esa carita hermosa, espejo
sincero de su alma noble, atenazada por el gozo del momento, es una instantánea que
permanecerá grabada de forma indeleble en el fondo de nuestros corazones. Como quedará
grabado el recuerdo de la posterior cena familiar que celebramos, de la que él tampoco
tenía noticia, y en la que nos convocó para un brindis que no pudo concluir, porque las
lágrimas le nublaron la vista y atenazaron su voz. Su Hermandad de Belén y el amor de su
familia, juntos, en eclosión jubilosa de sentimientos, habían derribado su habitual
serenidad. Yo nunca lo había visto llorar así.

Escrito por Fernando Ortega Irizo.

 

D. SALVADOR ATACHO RODRÍGUEZ


El D. Salvador Atacho Rodríguez, Sacerdote pileño,nació el día 1 de noviembre de 1920, tiene pues 91 años,jubilado desde los 75 años, sigue con su misa diaria ennuestra Ermita y delante de su Virgen de Belén. Da graciasa Dios por haberlo llamado al Sacerdocio, considerándoloun don de Dios. Sigue ilusionado con su vocación como
el mismo día que se ordenó. Para nosotros, sus paisanos,
siempre es D. Salvador, para la comunidad donde ha estadode párroco más de cuatro décadas Padre Atacho.Resumir en pocas palabras la personalidad de D.Salvador me parece algo imposible, describir ahora su obra nies necesario ni tan siquiera posible, porque todos sabemos desu buen hacer y siempre quedarían cosas por decir.Desde joven sintió la vocación del sacerdocio,hecho que pronto hizo realidad. Se ordenó en Cádiz el día 22de junio de 1947, destacando en él su perfil literario, grancapacidad para desarrollar tareas encomendadas desdeel obispado. A sus 26 años es nombrado Párroco de laParroquia de San Sebastián de Puerto Real y poco despuésa Ntra. Sra. del Rosario de Guadiaro, donde permanecería todo su sacerdocio hasta la jubilación.Cuando llegó a Guadiaro no había ni luz, ni agua, ni escuela, las calles sin empedrar y unsinfín de dificultades propias de aquellos años. El nuevo párroco se ofrece como intermediario parasocorrer a todos, independientemente de su ideología, de su credo y de sus convicciones. Habla conlas autoridades locales, negocia con el Gobernador, abre a todos los vecinos sus puertas, implora,reclama, exige. No conoce descanso en su intercesión por los demás.Es párroco de Guadiaro y lleva también San Martín del Tesorillo, San Enrique de Guadiaro, Torreguadiaro y más tarde Sotogrande. Llevaba el Arciprestazgo de San Roque y del Campo deGibraltar.28 de Octubre de 1995, próximo a cumplir los 75años, escribió al Obispo de Cádiz D. Antonio Ceballos Atienzapara presentarle la dimisión como Párroco de Guadiaro. Éste leescribió una bonita carta de aceptación y reconocimiento por sulabor desempeñada durante casi medio siglo. Terminó diciendoel Obispo:
“Que el Señor le premie su silencio, su labor callada, su generosidad en ocultarse, su permanencia en esos lugares apartados de la diócesis sin pedir nunca una cierta promoción, másque merecida. Que Dios le pague, Padre Atacho, el ejemplo que nos deja”.
Desde entonces D. Salvador está con nosotros, con suspaisanos, con su pueblo que tanto lo admira y sabe reconocer su
valía. Mantiene vivo en nuestra Hermandad de Belén el espíritu
de la Fe con su misa diaria en la Ermita. Es un honor hablar conél. Desde estas páginas de nuestro boletín queremos agradecerlecuánto ha hecho por su querido pueblo de Pilas.


 

Fallecido el pasado 30 de mayo de 2012, nuestro Hermano Don Salvador Atacho, a los 91 años después de su larga trayectoria al servicio de la Iglesia. Siendo Hermano con el título de Honor de esta Hermandad doblaban las campanas de la Ermita por su muerte.

En la función principal, febrero del año 2012, siendo acordado con anterioridad, la Junta de Gobierdo en cabildo de oficiales otorga el título de Honor como Hermano a D. Salvador Atacho.

 

D. FRANCISCO CAMINO MARQUEZ

En la función principal de febrero de 2012, también se le hizo entrega del título de honor como Hermano, a D. Francisco Camino Marquez, acordado igualmente con anterioridad en cabildo. Debido a su desinteresada y larga trayectoria al servicio de la Hermandad de Belén y siempre desde lo más humilde.

 

Don Federico Cabrera Naranjo

El pasado 13 de junio de 2017, festividad de San Antonio de Padua, la Hermandad celebró la Función Solemne en su Honor y fue otorgado por el Hermano Mayor de esta Hermandad el título de Honor a Don Federico Cabrera Naranjo, quién participó muy activamente en la Hermandad de Belén, siendo miembro de Junta durante muchos años hasta el 2000.

Fue su familia la encargada de recoger este título debido a que Don Federico se encuentra en cama por motivos de salud. Momentos después de terminar la Misa, los oficiales de la Junta de Gobierno se acercaron a su casa para así agradecer personalmente su labor por esta Hermandad.

Federico recibió a la Junta de Gobierno con una gran sonrisa, su medalla de la Hermandad y con palabras de sincera felicidad, diciendo frases como "el día más feliz de mi vida". Sin duda alguna, la Hermandad seguirá luchando por reconocer a todas aquellas personas que hicieron de esta Hermandad lo que hoy conocemos.

 

D. Francisco Catalán C. y D. Manuel Gómez R.

(sin nombre) Tras la Santa Comunión, el Hermano Mayor de esta Hermandad otorgó los títulos de Honor y de Hermano Mayor de Honor a los Hermanos D. Francisco Catalán Cuesta y D. Manuel Gómez Rodríguez, haciendo lectura del siguiente texto:


" Es para mí, y la Junta de Gobierno a la que tengo el honor de representar, una prioridad el poder agradecer a todos aquellos que lucharon, que se desvivieron y que supieron querer a la Hermandad de Belén para que hoy día sea una familia que representa los valores del Cristiano a través de su devoción a la Stma. Virgen de Belén y el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, es por ello que tras ser aprobado en el cabildo de oficiales del mes de octubre de 2017, y según la regla número 53, se aprueba por unanimidad otorgar el título de Hermano Mayor de Honor a D. Francisco Catalán Cuesta, para que así, sirva de reconocimiento y agradecimiento a su persona por tantas horas, desvelos y momentos dedicados a su Hermandad de la cuál fue Hermano Mayor desde el año 1981 hasta el año 1987, y desde entonces sigue día tras día colaborando y ayudando con esta, su Hermandad.
- Se hizo entrega de un diploma con el título-
Del mismo modo, se aprueba por unanimidad en dicho cabildo, el otorgar el TÍTULO DE HONOR a Don Manuel Gómez Rodríguez, quien participó como oficial de Junta de Gobierno durante muchos años, y agradecemos y reconocemos así su desvelo y especial dedicación a la Hermandad y Cofradía, que sigue hasta hoy día. - Se hizo entrega de un diploma con el título-."

Momentos en que los homenajeados no pudieron contener las lágrimas de la emoción, agradecidos a la Hermandad por este gesto de reconocimiento, más que merecido.

Jueves 12 de octubre de 2017.

 
Sígueme: